Instituto de Hábitat y del Ambiente


Instituto

Fundamentos de la creación del IHAM

La humanidad ha ingresado en el primer siglo urbano desde que se constituyó como sociedad organizada. El 87 % de la población mundial vive en ciudades y el cambio hasta alcanzar la casi totalidad es cuestión de tiempo. Esta transformación, inédita en la historia de la humanidad plantea el desafío de conocer, estudiar e investigar un nuevo hábitat, el urbano, sin descuidar la territorialidad regional.

La complejidad actual, dada por la enorme cantidad de relaciones entre las sociedades y su entorno (natural, rural y urbano) ha estado y sigue estando permeada por la idea del desarrollo económico, la equidad social y la mantención de los servicios ambientales que provienen de la naturaleza.

Conceptos como relación sociedad/naturaleza, aparecidos en la década de los 70 y 80, han ido dejando lugar a nuevas concepciones, la de desarrollo sustentable y/o sustentabilidad del desarrollo; junto a este andamiaje teórico, comienzan a desarrollarse nuevos instrumentos, metodologías, abordajes, etc.

Con más de 20 años de trabajo, en los que se han formado la mayoría de quienes participan hoy como investigadores  y a su vez, directores de becarios, pasantes y alumnos avanzados, el Instituto del Habitat y del Ambiente  se funda en el que fuera el Centro de Investigaciones Ambientales.

El cambio de categoría de Centro  a  Instituto del Hábitat y del Ambiente (IHAM), como Núcleo de Actividades Científicas y Tecnológicas (NACT)  no sólo representa un cambio formal de nombre y modalidad, sino y más importante aún, una iniciativa que promueva el avance cualitativo en el conocimiento ambiental  y del hábitat que proporcionará una teoría crítica y operativa integral para el abordaje de las cuestiones relativas al hábitat y los asentamientos urbanos con marco en el análisis de las problemáticas complejas,  representando un nuevo desafío en la búsqueda de la excelencia en investigación y formación.